INTEROPERABILIDAD JURÍDICA

Valor jurídico y probatorio de la “teledetección”: en el buen camino

teledetección

El Tribunal Supremo español ha confirmado con claridad y contundencia el valor probatorio de los informes de teledetección (sentencia de 30 de mayo de 2012). Esta importante decisión confirma el cambio en la línea jurisprudencial y, como hemos sostenido en anteriores publicaciones, avala la prueba basada en la teledetección y la geoinformación

Interoperabilidad jurídica de la geoinformación

La interoperabilidad de la geoinformación incluye la dimensión jurídica junto con la técnica, semántica y organizativa. Para el progreso de la sociedad es esencial el conocimiento del espacio terrestre, marino y aéreo, y ello es posible gracias a la interoperabilidad los datos y servicios espaciales, que además generan valor añadido y estratégico en las actividades y sectores que precisan esa información.

La interoperabilidad jurídica es la dimensión de la interoperabilidad relativa a la relación e interacción entre los agentes jurídicos y operadores técnicos implicados en actuaciones, procesos y procedimientos administrativos, judiciales o extrajudiciales que, con soporte en sistemas de información interpretable de forma automática y reutilizable por aplicaciones, comparten datos y servicios integrados, accesibles, fiables y sostenibles en el tiempo, e intercambian conocimientos para el objeto específico requerido por su actividad.

Claves de la interoperabilidad jurídica de la información geográfica

¿En qué pienso al hablar de “interoperabilidad jurídica” de la geoinformación? Sencillamente en un sistema armónico en el que las herramientas técnicas contribuyan a facilitar el trabajo jurídico que nos ocupa a los juristas y abogados que trabajamos junto a ingenieros, arquitectos y todo un conjunto de técnicos expertos. 
En otras palabras, esta necesaria y jurídica interoperabilidad de la geoinformación, basada en la previa compatibilidad y armonización de sistemas y aplicaciones, nos ayuda a conocer más y a decidir mejor sobre las implicaciones tecnológicas y jurídicas que se nos plantean habitualmente en relación con el espacio terrestre, marítimo y aéreo objeto o motivo de nuestra actividad. 

Interoperabilidad jurídica de la geoinformación

“Allí donde hay sociedad hay Derecho”. Este aforismo romano creo que puede ser reformulado en el ámbito geoespacial ya en pleno Siglo XXI: allí donde hay Derecho hay “espacio”.

Marco jurídico y administrativo de la geoinformación. Importancia jurídica de los datos espaciales y desarrollo de los metadatos.

La tecnología geoespacial incluye una gama amplia de aplicaciones informáticas y telemáticas, tales como las imágenes satélite y sistemas de ortofotografía aérea, mapas, servicios web (WMS), la información geográfica (SIG), servicios basados en la geolocalización (LBS), identificación por radio frecuencia (RFID) y Sistema de posicionamiento global (GPS). Por todo ello, esta emergente tecnología se está convirtiendo en una herramienta de visualización y en un medio sensible de gestión para los gobiernos y las empresas. La tecnología geoespacial comprende datos espaciales, aplicaciones de software, hardware y servicios geográficos que se están introduciendo en Internet, principal red de transformación, y, más recientemente, las aplicaciones para “computación en la nube” (Cloud Computing), de mayor alcance internacional y sofisticada arquitectura tecnológica.